El pasado 4 de febrero de 2015, agentes de la Policía Nacional detuvieron en la localidad valenciana de Torrent a un joven de 18 años y a un menor de edad, como presuntos autores de un delito contra la integridad moral y una falta de lesiones. Ambos habrían accedido al interior del cajero de una entidad bancaria donde dormía una mujer para golpearla, insultarla y escupirla.

Según las investigaciones realizadas por la Policía Nacional, sobre las dos de la madrugada, cuando una mujer dormía en el interior del cajero, accedieron dos jóvenes colocándose uno en la puerta en actitud vigilante, mientras el otro, al parecer, la emprendía a patadas con ella, insultándola y escupiéndola en varias ocasiones, para posteriormente abandonar el lugar.

El Juzgado de Instrucción número 1 Torrent (Valencia), ha imputado al joven de 18 años los delitos de lesiones, vejaciones e insultos, y el Juzgado de Menores número 2 de Valencia atribuye al menor un delito de lesiones.

Ante estos hechos, el Observatorio Hatento manifiesta:

  • El Observatorio Hatento considera que, según la información proporcionada por la Policía Nacional y publicada en diversos medios, este comportamiento es una muestra evidente de intolerancia hacia la víctima por su situación de sin hogar. En este sentido, este caso podría constituir un claro ejemplo de los delitos de odio que se cometen contra las personas en extrema situación de exclusión social.
  • Los delitos de odio contra las personas sin hogar son una vulneración flagrante de los derechos humanos y suponen uno de los mayores atentados contra la dignidad de las personas. Ser víctima de un delito de odio implica ser despojado de nuestra identidad como ciudadano o ciudadana, ya bastante mermada por la violencia que implica el propio fenómeno del sinhogarismo. Una sociedad democrática no puede permitirse abandonar más allá de los márgenes a parte de su ciudadanía.
  • Nuestro país no cuenta con estadísticas sólidas sobre la incidencia de los delitos de odio contra las personas sin hogar, pero la experiencia de las organizaciones que luchamos contra la discriminación de las personas sin hogar y que formamos parte del Observatorio Hatento, nos dice que estamos ante un fenómeno invisibilizado de vulneración de derechos fundamentales.

Para más información o gestión de entrevistas, contactar con:

Gema Castilla · E-mail: comunicacion@hatento.org · #HATEnto