Desde el Observatorio HATEnto, impulsado por HOGAR SÍ, queremos mostrar nuestra alarma ante el número de agresiones y presuntos delitos de odio por aporofobia que hemos detectado en los meses de verano. Entre finales del mes de julio y el mes de agosto, hemos podido conocer, a través de los medios de comunicación y las redes sociales, cinco nuevos casos de presuntos delitos motivados por aporofobia.

Dos personas sin hogar fueron apuñaladas cerca de un albergue en el distrito de Nou Barris en Barcelona. Estas dos personas fueron atacadas por el mismo hombre y recibieron varias puñaladas. Pocos días después, recibimos una denuncia a través de nuestra oficina virtual sobre la agresión a una persona en situación de sinhogarismo que se encontraba a la salida de un establecimiento de comida rápida enMadrid. En esa misma semana, dos hombres fueron detenidos en Las Palmas de Gran Canaria por agredir y robar a una persona que dormía en la calle. También a finales del mes de agosto, conocimos que una mujer sin hogar fue atacada por un hombre en el cajero en el que ella dormía en Vigo.

Desde HOGAR SÍ queremos mostrar nuestra más enérgica condena y repulsa ante estos hechos y denunciar la persistencia de los delitos y agresiones cometidos contra las personas en situación de sinhogarismo y motivados por la aporofobia. El hecho de vivir en la calle supone una amenaza real para la vida y la seguridad de las personas sin hogar. El 47% de ellas afirman haber sufrido, al menos, un incidente o delito de odio y casi un 25% han sufrido agresiones de carácter físico basadas en la intolerancia y el desprecio hacia su situación de exclusión. Una violencia que es mucho mayor en el caso de las mujeres sin hogar ya que el 60% de ellas sido víctima de un delito de odio.

Por todo ello, tenemos una oficina virtual con el objetivo de poder contar con más y mejor información sobre este tipo de incidentes y delitos. Además, reclamamos y solicitamos de manera urgente que el Código Penal reconozca la especial vulnerabilidad que las personas en situación de sinhogarismo tienen frente a delitos basados en la intolerancia y los prejuicios, recogiendo la situación socioeconómica de pobreza y exclusión como una característica a proteger. Es necesaria una reforma del Código Penal que incluya en su artículo 22.4 la aporofobia como circunstancia agravante de la responsabilidad penal.

Asimismo, queremos recordar que el derecho a la vivienda tiene una relación directa con la seguridad de las personas. Una sociedad democrática no puede permitir que miles de personas vivan sin un hogar y viendo vulnerados sus derechos de forma sistemática.