• Reclamamos una investigación exhaustiva al respecto de la intervención policial en Barcelona con una persona en situación de sinhogarismo
  • Es necesaria formación específica para los servicios policiales y la coordinación con los servicios sociales.

Desde el Observatorio HATEnto en relación con el suceso del pasado sábado en la ciudad de Barcelona, en la que un agente de la guardia urbana abrió fuego contra una persona en situación de sinhogarismo que presuntamente amenazó a varios agentes y viandantes con un cuchillo, queremos manifestar las siguientes cuestiones:

En primer lugar, lo evidente: las personas en situación de sinhogarismo, especialmente aquellas que se encuentran en situación de calle, no solo ven vulnerado su derecho a la vivienda sino también muchos otros, entre ellos el derecho a su propia seguridad y su integridad física y moral. Llamamos a reflexionar sobre si este suceso se hubiera desarrollado exactamente igual si toda esta situación, en lugar de darse en la vía pública, con una persona que carece de un hogar, se hubiera dado en un domicilio. En concreto debemos preguntarnos, si se habrían dado las circunstancias para que alguien hubiera efectuado una llamada a los servicios policiales,  si la percepción de peligro por parte de los agentes hubiera sido similar o si el estado de esta persona hubiera sido el mismo independientemente de cualesquiera otros factores personales.

Insistimos en las recomendaciones que desde HOGAR SÍ hemos realizado en el pasado sobre la actuación de los servicios policiales con relación a las personas en situación de sinhogarismo:  es necesaria formación específica para sus integrantes y también la coordinación entre los servicios policiales y los servicios sociales en este tipo de actuaciones, para tratar de evitar que escalen y buscar el mejor desenlace posible para todas las partes implicadas.

Desde HATEnto entendemos que el uso de medios potencialmente letales, como son las armas de fuego, deben ser siempre el último recurso, cuando no existan otras alternativas de actuación ni otros medios que guarden una mayor proporcionalidad respecto al presunto riesgo o amenaza que pueda suponer la persona respecto a la cual se interviene, tanto para los miembros de los servicios policiales como para otras personas.

Entendemos que es el momento de que los órganos e instituciones responsables conduzcan las investigaciones iniciadas de manera  rigurosa y diligente para esclarecer si la intervención fue adecuada y proporcional, se establezcan las respectivas responsabilidades y se trabaje en una mejora de los protocolos de actuación que ofrezca mayores garantías para que este tipo de sucesos no se vuelvan a repetir.

Asimismo, queremos recordar que el derecho a la vivienda tiene una relación directa con la seguridad, la calidad de vida y la salud, tanto física como mental, de las personas. Una sociedad democrática no puede permitir que miles de personas vivan sin un hogar y viendo vulnerados sus derechos de forma sistemática.

* Para más información o gestión de entrevistas:  comunicacion@hatento.org · 677 014 100 · #HATEnto